julio 18, 2017

Terapia de Alineación de Chacras

Técnica que a través de la postura de imanes permanentes en cada uno de los chacras con la polaridad que corresponde según sea mujer u hombre, permite que los chacras se alineen y suban su frecuencia con el cual el paciente sube su vitalidad, elimina malestares del cuerpo, enfermedades, trastornos emocionales y psicológicos,  teniendo en el cuerpo los imanes un tiempo aprox. de 45 a 60 minutos se requiere de al menos 3 sesiones seguidas para restablecer la salud

 

Solicita tu hora al +569 30087295

 

 

 

 

Breve historia y descripción de los chakras

Ahora que los chakras se han vuelto un tema frecuente en el movimiento New Age, hay muchas interpretaciones cuestionables de su significado y función. Mientras que esta popularidad está haciendo de los chakras un tema muy conocido, a la vez se está expandiendo mucha información confusa, conflictiva y frecuentemente errónea. Es importante darse cuenta de que los chakras vienen de una tradición antigua, apenas explorada por muchos profesores de la New Age. Aquí vamos a exponer un corto resumen del desarrollo histórico de los chakras.

Los Vedas, la tradición escrita más antigua de la India (2,000 – 600 A.C.), fueron escritos en gran parte por los Arios, de quienes se decía que habían entrado en la India en carros. El significado original de la palabra chakra como “rueda” se refiere a las ruedas del carro de los invasores arios. (La escritura correcta es cakra, pronunciándose chakra). La palabra era también una metáfora del sol, el cual “atraviesa el mundo como un carro triunfante  de un Cakravartin” (soberano) y denota el ciclo eterno del tiempo llamado kalacakra, o rueda del tiempo. En este sentido, representa el orden celestial y el equilibrio.

Se dice que los cakravartins fueron precedidos por  un disco de brillante luz dorada, similar al halo de Cristo. Este disco giratorio sólo fue visto delante de ellos (¿quizá sus poderosos 3º chakras?). Se decía que el nacimiento de un cakravartin anunciaba una nueva era . También se decía que el dios Vishnu descendió a la tierra, teneindo en sus cuatro brazos un cakra, una flor de loto, un mazo y  una caracola. (Esto podría referirse al cackra entendido como un arma).

Hay algunas menciones a los chakras como centros psíquicos de conciencia en el Yoga Upanishads (alrededor del 600 a.C) y más tarde en los Sutras del Yoga Pantajali (alrededor del 200 a.C.). Sin embargo, la tradición Pantajali fue dualista en gran parte, planteando que la naturaleza y el espíritu estaban separados,  y que el objetivo del Yoga era sobreponerse a la naturaleza.

Los Chakras y la Kundalini vinieron a ser una parte integral de la filosofía del yoga en la no dualista tradición Tántrica, la cual surgió en el sigo VII, en reacción a la filosofía dualista que la precedía. Esta tradición aconsejaba estar en el mundo antes que separarse de él.  En Occidente, el Tantrismo normalmente se ha entendido como una tradición principalmente sexual, ya que el Tantra sitúa a la sexualidad en un contexto sagrado. Pero de hecho ésta es sólo una parte de una amplia filosofía que incluye muchas prácticas de yoga, culto a deidades,  especialmente a las diosas hindúes, y la integración de muchas fuerzas polares en el universo.

El principal texto que nos llegó a Occidente es una traducción escrita por un inglés, Arthur Avalon, en su libro “El poder de la Serpiente”, publicado en 1919.  Estos textos, el Sat-Cakra Nipurana, escrito por un experto hindú  en 1577, y el Padaka-Pankaka, escrito en el siglo X; contienen descripciones de los centros y de las prácticas relacionadas. Hay además otro texto del siglo X, llamado el Gorakshashatakam, que da instrucciones para meditar centrándose en los chakras. Estos textos forman la base de nuestro conocimiento actual de la teoría de los chakras y el Yoga Kundalini.

En estas tradiciones hay siete chakras básicos,  y todos ellos existen dentro del cuerpo sutil, revistiendo el cuerpo físico. A través de la fisiología moderna podemos ver que estos 7 chakras corresponden exactamente con  los siete ganglios basales principales que emanan de la columna vertebral. Hay dos chakras menores mencionados en los textos antiguos , el chakra soma, localizado justo encima del tercer ojo, y el loto Anandakanda, el cual contiene el “Ábol del Deseo Celestial” (Kalpataru) del chakra del corazón.

DESCRIPCIÓN DE LOS CHAKRAS

1º Chakra: MULADHARA. Rojo.

Tierra, identidad física, orientado a la auto-preservación.

Localizado en la base de la espina dorsal, este chakra forma nuestros cimientos. Representa el elemento tierra, y, por lo tanto, nuestros instintos de supervivencia y nuestra sensación de enraizamiento, así como la conexión con nuestro cuerpo y el plano físico de la existencia. Idealmente este chakra nos da salud, prosperidad, seguridad y presencia.

2º Chakra: SWADHISTHANA. Naranja

Agua, identidad emocional, orientado a la auto-gratificación.

El segundo chakra, localizado en el abdomen, parte baja de la espalda y órganos sexuales, está relacionado con el elemento agua, las emociones y la sexualidad. Nos conecta con otros a través del sentimiento, el deseo, la sensación y el movimiento. Idealmente este chakra nos aporta fluidez y gracia, profundidad en el sentir, plenitud emocional y la habilidad para aceptar los cambios.

3º Chakra: MANIPURA. Amarillo

Fuego, identidad del ego,  orientado a la auto-definición.

Este chakra es conocido como el chakra del poder, localizado en el plexo solar. Rige nuestro poder personal, voluntad, autonomía, así como nuestro metabolismo. Cuando funciona bien, este chakra nos da energía, eficacia, espontaneidad y poder no basado en la dominación.

4º Chakra: ANAHATA. Verde

Aire, identidad social, orientado a la auto-aceptación.

Éste es el chakra del corazón y se sitúa a medio camino del sistema energético humano, conectando los chakras más físicos con los más espirituales. Se relaciona con el amor y es el integrador de opuestos en la psique: mente y cuerpo, femenino y masculino, persona y sombra, ego y unidad. Si funciona de manera saludable nos permite amar con profundidad, sentir compasión y tener un profundo sentido de paz y templanza.

5º Chakra: VISHUDA. Azul

Sonido, creatividad, orientado a la auto-expresión.

Este chakra se localiza en la garganta y está relacionado con la comunicación y la creatividad. Aquí experimentamos el mundo simbólicamente a través de la vibración, como la vibración del sonido que representa el lenguaje.

6º Chakra: AJNA. Púrpura

Luz, arquetipos, orientado a la auto-reflexión.

Este chrakra es conocido como el chakra del entrecejo o el tercer ojo. Está relacionado con el acto de la visión, tanto a nivel físico como intuitivo. Abre nuestras capacidades psíquicas y nuestra comprensión a nivel de arquetipos. Cuando es saludable nos permite ver claramente, permitiéndonos ver la imagen completa.

7º Chakra: SAHASRARA. Malva

Pensamiento, identidad universal,  orientado al auto-conocimiento.

Éste es el chakra del cráneo y se relaciona con la conciencia en su máxima pureza. Es nuestra concepción que va más allá del mundo conocido hacia un lugar desconocido sin tiempo ni espacio. Cuando está desarrollado, este chakra nos aporta conocimiento, sabiduría, comprensión, conexión espiritual y felicidad.