julio 18, 2017

Terapia de TRR (Regresiva Reconstructiva)

La Terapia Regresiva Reconstructiva es un conjunto de técnicas que intentan profundizar en los trasfondos de la mente con una actitud abierta, para observar al ser humano desde otro ángulo de conciencia, guiándolo para que por sí mismo comprenda y resuelva conflictos emocionales no resueltos del pasado que no han podido solucionarse con otro tipo de terapias más convencionales.

 

Explicándolo más detalladamente, la Terapia Regresiva Reconstructiva, es una modalidad de trabajo psicoterapéutico en la cual se busca que el paciente encuentre el origen de su conflicto actual – explorando y revivenciando a través de una relajación profunda (sin pérdida de conciencia) – etapas emocionalmente significativas de su historia personal, tales como: vida intrauterina, nacimiento, infancia, adolescencia.

Es importante saber que el pasado no se puede ni se debe borrar. Está ahí para enseñarnos, nos da lecciones, aprendizajes y mensajes importantes para nuestro futuro. Así que, para lograr avanzar hacia el futuro de manera saludable y plena, necesitamos comprender y aceptar nuestro pasado, asumiendo la responsabilidad por todo lo que se ha hecho en la vida, valorándolo, agradeciéndolo y tomando conciencia de los aprendizajes que éste tiene para nosotros.

 

Importante:

La Terapia Regresiva Reconstructiva busca afrontar la realidad de nuestra historia personal, aceptándola y reconciliándonos con ella, para lograr así, ser más fuertes y tener todas las posibilidades en el “aquí y ahora” para sanar emocionalmente todos los aspectos de nuestra vida.

Es vital darnos cuenta de la importancia del “AHORA”.

“El momento presente contiene la clave de la liberación por el simple hecho de ser lo único que tenemos en realidad. Comúnmente vivimos en una compulsión entre el pasado y el futuro; el pensamiento nos hace creer que el pasado nos da identidad y el futuro una promesa de algo mejor o peor que el presente, si es mejor te da esperanzas o expectativas placenteras y si es peor, crea angustia. Sin embargo, ambos son ilusorios, lo único que hay es el AHORA”. Eckhart Tolle

 

“Si quieres conocer el pasado mira el presente, que es su consecuencia. Si quieres conocer el futuro, mira el presente, que es su causa”. Buda

 

La Terapia Regresiva Reconstructiva ofrece oportunidades para sanar y limpiar el pasado, logrando así soltarlo y poder vivir en plenitud el PRESENTE.

 

Profundizando un poco más en la TRR

La Terapia Regresiva Reconstructiva o TRR, es una modalidad de trabajo terapéutico que se vale de técnicas psicológicas milenarias utilizadas por culturas tanto orientales como occidentales que están respaldadas por los avances en la investigación de la ciencia actual, en particular por la Medicina Psicosomática, Psicología, Psiconeuroinmunología – PNI, Neuropsicología, Psicología Humanista, Psicología Transpersonal, Física Cuántica, Biología y Medicina; las cuales profundizan en los trasfondos de la mente con una actitud abierta para entender al ser humano desde un ángulo mas integral y poder así trabajar bajo Estados Ampliados de Conciencia (EAC), que le permita a la persona encontrar la solución de sus problemas.

A esta técnica se le denomina “regresiva” porque, a través de una relajación profunda – guiada por un terapeuta especializado en Terapia Regresiva Reconstructiva – la persona accede a un estado de ondas cerebrales que favorecen un alto grado de emotividad y la libre asociación del inconsciente, lo cual le permite “regresar” a las primeras fases del desarrollo cerebral (vida intrauterina, nacimiento e infancia) y en otros casos, a conflictos aún no resueltos generados en “supuestas” vidas pasadas; recapitulando así su pasado y revivenciando los orígenes de sus raíces enfermizas (episodios traumáticos no resueltos), que han ido formando patrones negativos de conducta, tensión o enfermedad física y una carga patológica creciente, dando como resultado, un desequilibrio interno en la persona, que se refleja en sus conflictos cotidianos.

Es así que regresando en su historia, encuentra el origen de sus conflictos actuales, favoreciendo la solución de los mismos a través del fluir de las emociones que han quedado retenidas por tanto tiempo.

Preguntas Frecuentes:

 

¿Qué significa regresión?

 

El término regresión significa “regresar” o “ir al origen”. Regresar significa ir hacia atrás en el tiempo para que la persona descuba la raíz enfermiza o bloqueo emocional que está haciendo que su cuerpo somatice lo que la persona aun no ha hecho consciente y por lo tanto, enferme.

¿Se pierde la consciencia cuando una persona está realizando una regresión?

La persona no pierde la consciencia ni tampoco se duerme. Las sesiones de trabajo se realizan en un nivel de ondas cerebrales (Theta) donde la persona se encuentra en el umbral del sueño o también llamada la fase de duerme-vela. En esta fase, por así decirlo, el hemisferio derecho (emocional) se abre, y es en este estado donde la persona es muy alerta y muy receptiva a todo lo que ocurre en su interior, específicamente a sus emociones y sensaciones. La capacidad de concentración es mucho mayor, pues la memoria y atención aumentan notablemente. En todo momento, la persona es consciente de donde está y si quiere, simplemente abriendo los ojos, vuelve a estar en el momento actual.

¿Es muy costosa?

Realmente no. Si se compara con terapias psicológicas convencionales, resulta mucho más económica, pues el tratamiento con Terapia Regresiva Reconstructiva suele ser más breve en tiempos. Piense que sacando una media, entre 18 y 20 sesiones se suelen tener unos resultados bastante asombrosos. Puede compararla con alguna de las técnicas psicoterapéuticas que usted ya conoce y valorar, pues en ciertos tipos de terapias, se observan los resultados después de varios años de trabajo. Con la Terapia Regresiva Reconstructiva, transcurridos meses, la persona suele notar los cambios de manera considerable.

 

Terapia Regresiva Reconstructiva TRR

¿Es incompatible con terapias psicológicas convencionales?

Es totalmente compatible con otro tipo de terapias, sobre todo, con terapias que manejen la energía del ser humano en su totalidad, como la Homeopatía; terapias de energía que trabajan el aspecto emocional, mental, físico y espiritual como el REIKI, Sanación Pránica, entre otras. En todos estos casos, lo que se busca es que el sistema energético de la persona se equilibre, para que ésta pueda sanar en su totalidad.

Recuerde que todo aquello que pueda aportar algo a nuestro crecimiento será un importante aliado de nuestro proceso.

¿Si estoy tomando fármacos, no puedo hacer este trabajo?

La Terapia Regresiva Reconstructiva es completamente compatible con cualquier tipo de fármacos, aunque siempre hay que tener presente que determinados medicamentos químicos, inhiben las facultades mentales y esto puede retrasar el trabajo.

 

¿Qué tipo de enfermedades se pueden tratar con Terapia Regresiva Reconstructiva?

La Terapia Regresiva Reconstructiva es muy útil en el tratamiento de enfermedades, tales como:

  • Depresión, ansiedad, adicciones, obsesiones, compulsiones, fobias, paranoia, insomnio, trastornos de la personalidad, trastornos de la sexualidad, miedos.
  • Cefalea tensional, migrañas, dermatitis inespecíficas, alergias, colon irritable, estrés, etc.
  • Enfermedades Autoinmunes: esclerosis múltiple, diabetes juvenil, lupus, síndrome de fatiga crónica, artritis reumatoide, esclerodermia, vasculitis, fibromialgia, fiebre reumática, síndrome de Sjögren, alopecia, entre otras.
  • Dolor crónico, obesidad, hipertensión, hipo / hipertiroidismo, diabetes, cáncer, SIDA, como coadyuvante en su tratamiento.

 

¿A qué tipo de personas va dirigida esta terapia?

La Terapia Regresiva Reconstructiva, como tratamiento, la pueden realizar únicamente personas adultas mayores de 14 años y de ahí en adelante.

Se debe tener en cuenta que en la infancia el cerebro izquierdo racional aun no está desarrollado. De los 0 a los 7 años, el ser humano percibe el mundo desde el lado derecho – emocional. En la adolescencia, la persona está hasta ahora desarrollando su identidad. Mientras que en la edad adulta, ya existe el desarrollo completo del cerebro izquierdo y la persona ya está en capacidad de aceptar y comprender las situaciones de su vida. Para sanar, es necesario aceptar y comprender. Esto no ocurre ni en la infancia ni en la adolescencia.